Las ojeras son esas antiestéticas bolsas oscuras alrededor de los ojos, provocadas por que las pequeñas venas se hacen visibles bajo esa piel ya que es muy delicada y mucho más frágil que la del resto del cuerpo. A medida que pasan los años, esa zona de la piel se va volviendo más frágil y débil, haciendo que las pequeñas veas sean más visibles y la situación se agrava si la piel se mancha con el sol.

Aprende a utilizar correctamente el corrector de ojeras y cuál es el más apropiado para cada caso.

Los correctores más comunes e importantes son el corrector para las zonas azules (ojeras, venas) el corrector para las zonas rojas  (granos, cicatrices) y neutro para iluminar zonas del rostro.

Según el tono de piel, el tono de tus ojeras varía la tonalidad del corrector que te corresponde, en mujeres de tez oscura o que se han expuesto al sol las ojeras suelen ser más café, mientras que en las de piel más clara son más violáceas o con un ligero tono verdoso.

Colores y tonos de ojeras

No solo es importante dar con el tono apropiado para cada defecto que desee disimularse, sino también que la textura del corrector sea la más apropiada para nuestro tipo de piel. Existe una gran variedad de texturas (en barra, crema, lápiz, líquidos…)   y de colores, desde los tonos piel a los correctores de cono cuya labor fundamental es matizar las imperfecciones.

Corrector amarillo: indicado para disimular las ojeras azuladas, violáceas o grisáceas características de las pieles muy claras.

Corrector naranja: indicado para disimular ojeras grises típicas de las personas con tendencia ojerosa de carácter hereditario.

Corrector rosa: ideal para disimular ojeras verdosas frecuentes en pieles ates de tonalidades medias.

Corrector lila-purpura: indicado para disimular ojeras amarillentas en pieles cetrinas de tonos oliva, también para ocultar hematomas.

Corrector beige: indicado para las ojeras amarronadas que suelen presentarse en las pieles con tendencias a despigmentarse o con variaciones de pigmentación presentando tonalidades variadas como ocurre en el caso de las personas pecosas o aquellas pieles de tonos terrosos.

¿Cómo utilizar el corrector de ojeras?

1 Con la cara limpia, hidrata toda el área de los ojos para evitar que el corrector se cuartee, aplica el corrector en pequeños puntos con un pincel.

2 Distribuye el corrector con suaves movimientos usando los dedos, pincel o esponjilla, evita en la medida de lo posible estirar la piel. Extiende el producto con pequeños golpecitos desde el lagrimal hasta el ángulo del ojo externo de la piel.

3 Una vez aplicado el corrector usa una base que adecuada para la tonalidad de tu piel

4 Seguidamente aplica una capa fina de polvos sueltos del tono que le vaya a tu rostro

5 Maquilla tus ojos con sombras en tonalidades similares al corrector utilizado, sobre todo cuando se trata de correctores amarillentos o rosados, de esta manera mimetizaras el tono general y dará como resultado una corrección invisible.

Errores frecuentes al usar el corrector de ojeras

Efecto apache: Si te pasas con el corrector no solo en la cantidad si no en la elección del tono el efecto final es totalmente artificial. No uses más cantidad de la debida, una fina capa en el tono correcto es suficiente. El efecto mapache es aún más notorio en una foto ya que los pigmentos se acentúan con el flash.

Usar el corrector solo en el borde: A modo de media luna  sin tomar en cuenta hasta donde llega la ojera. Utiliza el método del triángulo invertido que consiste en aplicar el corrector en la esquina interna del ojo, hasta la fosa nasal y hasta la esquina externa del ojo.

Usar la base de maquillarse antes del corrector: Primeramente se debe corregir el defecto que se quiere disimular ya sea ojera o mancha, con el corrector adecuado y luego de unificar esa corrección con una base de maquillaje en el mismo tono de la piel, de otro modo la corrección quedara encima de tu tono y el efecto será mucho menos natural.

No usar polvos sueltos para fijar: Los polvos sueltos ayudan a que la corrección se mantenga durante más tiempo además de lograr una unificación total más acertada.

Lee nuestro artículo «Consejos de belleza que aman los hombres» para estar irresistible.