Para conseguir un cabello sano y brillante no es necesario recurrir a productos cosméticos de tiendas. Muchas veces, es más eficaz utilizar mascarillas para el cabello caseras realizadas a partir de ingredientes naturales cuyas propiedades regenerativas y nutritivas nos darán el resultado que deseamos.

 

Además, estas mascarillas no integrarán productos artificiales derivados del petróleo, por lo que podemos estar seguras de que nuestro cabello estará cuidado de verdad.

Mascarillas para el cabello

Una de las mascarillas que mejor funciona para conseguir un cabello hidratado y brillante es la mascarilla de karité y aceite de argán.

El karité es una especie de manteca o mantequilla que alcanza el estado líquido a más de 28 grados centígrados.

Se trata de un ingrediente que nos aportará nutrición y protección contra los rayos solares, además de poseer capacidad regeneradora. Como dato curioso, se debería saber que en algunos países de África, se utiliza la manteca de karité para cocinar y se incorpora en cantidades ínfimas a muchos de los productos cosméticos que encontramos en las tiendas.

cream 621340 640 Receta de mascarilla casera para el cabello

Cuida tu cabello

El karité que necesitamos para realizar nuestra mascarilla para el cabello se obtiene del fruto. Es una especie de nuez o castaña que tiene en su interior la “manteca” que necesitamos para nuestra receta casera. La tendremos que frotar en las manos hasta que se deshaga para poder obtener la mitad de la mezcla de nuestra mascarilla.

El otro componente de nuestra mascarilla para el cabello será el aceite de argán. Este ingrediente aporta nutrición, tiene propiedades regenerativas y es aplicable tanto en cabellos secos, como grasos. Su olor es algo desagradable, por eso conviene aclarar bien la mezcla que prepararemos.

Mezclaremos el karité con el aceite de argán. Para que la mezcla sea homogénea se recomienda calentar el karité, pero no demasiado, tan solo unos segundos en el microondas.

Aplicaremos la mezcla en el cabello y lo dejaremos actuar, al menos, una hora. Enjuagaremos bien, lavaremos con nuestro champú habitual y el resultado será sorprendente: un cabello suave y brillante que no se consigue con ninguna mascarilla artificial.

Las mascarillas para el cabello caseras son más nutritivas que las artificiales porque llevan más cantidad de ingrediente natural, sin refinar y sin añadir otros componentes malignos para nuestro cabello. Por eso son tan recomendables.

Esperamos que prueben esta mascarilla para el cabello de karité y aceite de argán y nos cuenten los resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here