Si bien la península de Yucatán es reconocida por las impresionantes playas de Tulum, Cancún y Playa del Carmen, también existen lugares mágicos y de increíble belleza natural que son imperdibles para el turista. Nos referimos a los cenotes, sitios ocultos donde se puede nadar en agua fresca, ricas en minerales, todo ello en medio de la jungla y con impresionantes paisajes.

Los cenotes de Yucatán

Los cenotes son básicamente agujeros naturales formados a partir del colapso del lecho de roca caliza porosa, donde se revela un impresionante mundo subterráneo de hermosas piscinas. La mayoría de los cenotes de cuevas son de agua dulce, la cual ha sido filtrada por la tierra, haciéndola tan clara y pura que se puede ver fácilmente los peces que nadan en el fondo.

Los cenotes al aire libre, también son de aguas cristalinas y con frecuencia albergan algas que son ricas en minerales y vitaminas. De hecho, son sitios muy populares entre los fotógrafos submarinos pues en las profundidades se esconden espectaculares bellezas naturales únicas. Cabe mencionar que los mayas veneraban los cenotes, porque para ellos eran una fuente de agua en las épocas de sequía.

Los mayas de hecho se asentaron en los alrededores de los cenotes y creían que estos eran portales que les permitían hablar con los dioses. En la actualidad, estos sitios son zonas muy populares y ampliamente recomendables para el turista que busca una experiencia única e inolvidable.

Cenote Yokdzonot

Este cenote se encuentra cerca de Chichén Itza, lo suficientemente alejado para disfrutar de un entorno completamente tranquilo y apacible. Este cenote es cuidado por mujeres mayas que mantienen un espíritu cooperativo, lo cual ha ayudado a crear el parque ecológico en el que se encuentra. De hecho, cada una de las piedras del camino que permite acceder al cenote, fue colocada a mano.

Cenote dos ojos

En este caso es un cenote que se encuentra cerca de Tulum y cuyo nombre describe los dos charcos de agua, uno de color azul claro y el otro de color oscuro y cavernoso. Si bien los dos se mantienen en perfectas condiciones, es el cenote más oscuro el que recibe la mayor atención debido a que es un cenote libre de luz prácticamente. Los turistas pueden alquilar un equipo de buceo que incluye una lámpara para iluminar mientras se bucea. Sin duda una experiencia única que además se puede complementar con un recorrido en las pirámides cósmicas de Tulum.

mexico cenotes yucatan Los cenotes en la península de Yucatán, México

En el cenote de dos ojos, las personas también pueden caminar a través de cuevas y ver diferentes especies de animales como murciélagos que ahí se esconden.

Cenote azul

El cenote azul tiene el encanto de un antiguo parque temático, en donde es posible mirar a través del agua turquesa, completamente limpia y que es adecuado para los amantes del submarinismo. También es un hogar para personas de todas las edades, por lo que incluso niños pueden disfrutar de este sitio en pequeñas piscinas, incluso recorrer senderos o avistar las diferentes especies de animales que existen.

Cenote Samulá

Este es un cenote que se encuentra cerca de Valladolid y Chichén Itza, el cual tiene la particularidad de que hay un árbol cuyas raíces se alimentan del agua del cenote. También hay un sendero rocoso que baja hacia el cenote y el agua es tan clara, que una vez dentro, es posible ver cada detalle a poca profundidad.

Lo que debes llevar

Si te animas a visitar los cenotes de Yucatán, es recomendable que lleves un trabaje de baño, además de protector solar, sandalias, agua y una toalla. El precio por acceder a estos lugares es de alrededor de 100 pesos, algo así como 8 dólares por persona.

No abandonamos Mexíco. Continúa esta interesante ruta por México en nuestro siguiente post.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here