El reflujo gastroesofágico, también es conocido como reflujo ácido. Sucede cuando el contenido de tu estomago sube al esófago.

A menudo también se le llama regurgitación ácida. En realidad no es una condición que ponga en peligro tu vida. Pero sí no se trata puede provocar graves complicaciones.

A continuación te hablaremos sobre todo lo relacionado con el reflujo gastroesofágico. Los síntomas principales, las causas que lo originan y los tratamientos más adecuados. También sobre los remedios y los factores de riesgo.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico?

Los síntomas del reflujo gastroesofágico suelen ser incómodos y molestos. De hecho ocasiona una sensación de ardor incomoda en el pecho. Esta misma sensación puede extenderse hasta el cuello.

%name Reflujo gastroesofágico: síntomas, remedios y factores de riesgo

Cuando esto sucede se dice que la persona sufre de acidez estomacal. Otro de los síntomas del reflujo ácido es que se desarrolla un sabor agrio o amargo en la zona posterior de la boca.

En ocasiones es posible que se regurgiten los alimentos o los líquidos. También es común que en algunos casos puede ocasionar dificultades para tragar.

¿Qué ocasiona el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico ocurre por una sola causa. Dicha causa se relaciona directamente con el esfínter esofágico inferior.

Se trata de una banda circular de músculo situada al final del esófago. Cuando funciona de forma adecuada, el musculo se relaja y abre cuando se tragan los alimentos.

Después se aprieta y se cierra nuevamente. Sin embargo, cuando este esfínter no aprieta o no cierra correctamente se presentan problemas. Los jugos digestivos y otros contenidos estomacales suben al esófago.

Y esto es básicamente lo que causa el reflujo ácido o gastroesofágico. No obstante, ciertos tipos de alimentos y bebidas pueden desencadenar los síntomas, incluyendo:

  • Los alimentos ricos en grasas
  • El chocolate
  • La Piña
  • El consumo de alcohol
  • Los jitomates
  • El ajo
  • La cebolla
  • El café
  • La comida picante

¿Cómo se puede tratar el reflujo ácido?

El tratamiento para el reflujo ácido puede consistir simplemente en modificar ciertos hábitos alimenticios. Esto ayudaría a prevenir y aliviar los síntomas del reflujo gastroesofágico.

Junto con lo anterior también es posible que el médico sugiera tomar medicamentos de venta libre.

Bloqueadores del receptor H2 como la ranitidina, los inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol y los antiácidos, pueden ayudar a eliminar el reflujo ácido.

En cualquier caso es altamente recomendable:

  • Dejar de fumar
  • Comer porciones de comida más pequeñas
  • Perder el exceso de peso
  • Evitar acostarse después de comer
  • Mascar chicle después de comer
  • Realizar técnicas de relajación
  • No consumir aquellos alimentos y bebidas que provocan los síntomas
  • En la medida de lo posible, evitar el uso de ropa ajustada

También hay que decir que cuando la condición es muy grave o no responde a otros tratamientos, es posible que se requiera de cirugía.

Remedios caseros para el reflujo

Realizar cambios en nuestro estilo de vida se puede complementar con algunos remedios caseros para el reflujo gastroesofágico.

Las hierbas más comunes para tratar el reflujo ácido incluyen:

  • La manzanilla.
  • Raíz de regaliz.
  • Olmo resbaladizo.
  • Raíz de malvavisco.

Es importante sin embargo, tener en cuenta algo importante. Los remedios herbales pueden ocasionar efectos secundarios.  También es posible que su acción interfiera con determinados medicamentos.

Factores de riesgo de la regurgitación ácida

Por otra parte, existen ciertas condiciones que pueden incrementar las posibilidades de padecer reflujo gastroesofágico.

Los principales factores de riesgo en este caso son:

  • Trastornos del tejido conectivo
  • El embarazo
  • Una hernia hiatal
  • Tener obesidad

Reflujo gastroesofágico durante el embarazo

Sí estas embarazada eso puede incrementar las posibilidades de que padezcas reflujo ácido. Incluso, si antes de quedar embarazada ya padecías de esta condición. Tus síntomas podrían ser más graves.

Lo que sucede es que durante la etapa de embarazo sufres cambios hormonales. Dichos cambios provocan que los músculos del esófago se relajen constantemente.

No solo eso, el propio feto en crecimiento también puede ejercer presión sobre tu estómago. Como resultado existe el riesgo de que los ácidos estomacales ingresen a tu esófago.

La mayoría de los medicamentos para tratar el reflujo gastroesofágico se pueden tomar con seguridad durante el embarazo. No obstante, en algunos casos tu médico puede sugerirte no usar determinados antiácidos o remedios caseros.

¿Qué sucede si no se trata el reflujo gastroesofágico?

En la mayoría de los casos, el reflujo ácido no ocasiona graves complicaciones. Lo normal es que desaparezca al tomar un antiácido o un té de manzanilla.

No obstante, en casos raros, puede desencadenar problemas de salud más graves. Estas complicaciones incluyen:

  • Asma, tos crónica u otras dificultades respiratorias.
  • Inflamación del esófago, conocida como esofagitis.
  • Cáncer de esófago
  • Esófago de Barrett, al presentarse cambios permanentes en el revestimiento del esófago

Adicionalmente, si no se trata el reflujo ácido también puede ocasionar la erosión del esmalte dental. Incluso puede provocar enfermedades en las encías, así como otros problemas en los dientes.

Por lo tanto, si queremos evitar todas estas complicaciones es fundamental tomar medidas para prevenir la acidez estomacal y el reflujo gastroesofágico.

Ante todo no olvidar recurrir al médico si los síntomas empeoran o si ningún tratamiento parece funcionar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here